Dolor traumático: dolor físico y psicológico

El siguiente artículo es una continuación de la primera colaboración de Ingrid en este Blog: Perturbación de la Formación.

En esta ocasión nos presenta un caso de sufrimiento físico y psicológico y, posteriormente nos plantea unas cuestiones que nos ayudan a entender mejor la situación vivida por la protagonista.

Continuando con el post introductorio de perturbación de la formación publicado el 11 de agosto de 20014, se citaban algunos aspectos vinculantes con los malos tratos y abusos hacia los menores. En esta ocasión se tratará el dolor traumático: dolor físico, psicológico consecuencia de esos malos tratos y abusos.

A continuación se presenta un caso de abuso con daño físico y dolor psicológico, caso de Andrea.

post colaboradora

Andrea tiene 15 años, y cada día iba al colegio con gran interés por el estudio, pero un día se presenta risueña, no presta interés en las clases y solo que presta interés por su teléfono móvil. Antes no le hacía ni caso al teléfono móvil, y solo que prestaba atención a las clases, estudiaba mucho y no se distraía con nada. El profesor del aula, su tutor, un día le preguntó: Andrea, ¿dónde vas cada día charlando con el teléfono móvil? Se te ve muy risueña y feliz, pero no te debes distraer tanto con el teléfono móvil, porque tu rendimiento escolar está bajando y comienzas a sacar malas notas en algunas materias.

Cómo se puede ver el profesor detecta un cambio de conducta, que al tener 15 años no le toma la más mera importancia y considera que son chiquilladas.

Andrea salía cada día de su casa y se marchaba a estudiar a la biblioteca hasta que Valentín se ponía en contacto con ella, y dejaba de estudiar para ponerse a chatear con él. Todo había comenzado un día con una interacción con Valentín en una sala de chat común donde se conversaba sobre varios aspectos.

Andrea expone su situación en la sala de chat, comentando como se encuentra: yo no tengo muchos amigos, algunos de la escuela, como Joel y Martín se propasan conmigo con insultos, y insinuando que me harán daño si comento que me tiran del pelo o que me cogen del brazo hasta el punto de querer lucharlo.

Ante esta situación, Valentín lee todo lo que Andrea está exponiendo en la sala de chat, diciendo la verdad, así que Valentín  desde esa exposición le instaba a charlar con ella a través del chat en una sala privada hasta que llegó el punto que le dijo de charlar telefónicamente.

Andrea, no le contaba a nadie sobre la situación que vivía en la escuela, solo le contaba a Valentín, porque tenía temor, pero Valentín se había ganado el corazón de Andrea y le veía como su guardián, su protector.

Con el transcurso del tiempo, Andrea comenzó a prestar menos atención a los estudios, solo tenía interés por estar colgada del teléfono hablando horas y horas con Valentín hasta en las horas del patio. Llegado el punto en que Andrea no prestaba atención en clase, y que siempre se le veía con teléfono en mano, su profesor y tutor le volvió a preguntar tras unas semanas, y esta vez le preguntó: ¿es un amigo tuyo con el que hablas tantas horas? Debe tener mucho dinero. ¿Te ayuda en los estudios? Andrea ésta vez contestó diciendo que era un amigo suyo, pero que no era de la zona, y que no era nada rico, pero hacia todo lo posible por ponerse en contacto con ella ya que él era adulto y ella un a menor.

Todo esto, finalmente fue más allá, la niña de 3r curso de la ESO tras la insistencia diaria de una cita real, sin teléfonos de por medio, cedió. Valentín se desplazó hasta la población de Andrea, y ella insegura le indicó un sitio concurrido, pero él no se sentía seguro, porque tenía las ideas claras, y no quería solo una cita para charlar, así que apresuraba la conversación e indicaba que se le acababa el tiempo para estar con ella, porque había engañado a su familia indicándoles que estaba en una reunión de larga duración, a lo que indicó que podría acercarla a casa.

El error más grande que pudo cometer Andrea ese día que quedó con Valentín, fue asearse y quitarse todas las marcas porque se sentía sucia.

A partir de aquí, y de ese día, tras el fatídico acontecimiento, Andrea comenzó a permanecer noches en vela, se encontraba enferma y no tenía ganas de ir a la escuela, se sentía sucia y culpable, lloraba porque tenía miedo que alguien de su entorno incluso de la escuela le hicieran daño o que la acosaran mucho más si explicaba lo que le ocurrió.

El profesor de Andrea, le daba juego a la salida de las clases y le retaba a que le explicara porque se le veía con interés en los estudios y feliz cuando se encontraba colgada del teléfono, pero Andrea no soltaba prenda. Andrea dejó de alimentarse como siempre, perdió peso, la cara tenía otro color, y el profesor le decía que estaba rara, que no era la de siempre, y que era muy inteligente, que ya que nadie le presta atención en las clases, podría asesorarle de cómo hacer para que presten atención el resto de la clase.

Andrea no quería ir más a la escuela por la relación que tenía con sus compañeros, tampoco quería salir a la calle porque tenía temor a verlo, a que Valentín volviera, porque él sabía dónde vivía y que movimientos hacía en su día a día, en cambio ella guardaba silencio y guardó silencio sin decirle nada a nadie hasta que se hizo mayor y que le contó su historia al hombre del que se enamoró.

Andrea con el paso de los años, superó su dolor, su trauma, y consiguió rehacer su vida. Actualmente es una persona que está muy enamorada de un chico con el que tiene muchos planes de futuro, y es con el que comparte su día a día siendo muy feliz desde hace ya tiempo.

Por tanto y concluyendo:

¿Qué le pasó a Andrea? Ante una situación de bullying y temor a sus compañeros, explicar lo que ocurre, interactuó en un salón de chat con un desconocido para sentir calor, que alguien le escuchara y sentirse protegida.

¿Qué sentía ella? Calor, amistad, tranquilidad, protección.

¿Por qué tenía ese sentimiento? Porque siempre había alguien que escuchara sus problemas y le diera consejos.

¿Qué hizo que Andrea quedara con Valentín? La protección, el sentimiento que Valentín despertaba en ella.

¿Qué conductas presentó Andrea? Temor al daño físico (trastorno a corto plazo), culpa por lo sucedido (trastorno a corto plazo), mala alimentación y de ahí el cambio del color de la cara (trastorno a medio plazo), trastorno del sueño permaneciendo horas en vela (trastorno a medio plazo), baja autoestima sin ganas de ir a clase ni prestar atención (trastorno a largo plazo). También se podría haber manifestado a corto plazo

Este articulo está basado en un caso real dónde se desarrolla los trastornos a corto plazo, medio plazo y largo plazo expuestos en el inicio de este artículo, dónde se pretende dar a conocer las conductas y algunas de sus consecuencias, y de ahí el interés y la importancia por prevenir los abusos sexuales y la detección para su tratamiento.

Autora: Ingrid Sánchez Jiménez

linkedin.com/in/singridj85/

Si te ha gustado este post márcalo. También lo puedes compartir.

Las dudas y comentarios que te hayan podido surgir las puedes plantear añadiendo un comentario o enviándome un correo: tecnicasdeestudioblog@gmail.com

Anuncios

Acerca de Gema

Hola, soy psicóloga y docente, con experiencia en educación de adultos. Os presento un blog psico-educativo donde encontraréis consejos, técnicas de estudio y recursos educativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s